domingo, 22 de mayo de 2016

Continuará...


 
Leer nos unió desde el principio
Emocionarnos juntas a veces nos ha dejado "El corazón helado"
Coqueteamos con versos y pinceladas alegres
Todas para una y una para todas
Oímos música, bailamos, nos disfrazamos, nos queremos "Y punto"
Retazos de nuestras vidas y confidencias hemos compartido
A veces alguna lágrima y siempre muchas risas
Seguras de que esto es y será importante en nuestras vidas

Grandes historias leídas y sueños desvelados, yo quise un "Amante japonés"
Únicas, descaradas, cariñosas y diferentes. Así somos
Amigas de aventuras y deseosas de realizar "El asombroso viaje..." todas juntas
Tenemos la capacidad de asombrarnos día a día
Elegimos libros y formas de divertirnos en camaradería
Qué más se puede pedir en estos tiempos que corren
Un deseo: que esta bonita historia dure mucho
En otro tiempo venidero tal vez envueltas en "La neblina del ayer"
Recordemos esta genial aventura con una mayúscula sonrisa
Ahora deciros que han sido meses de aprendizaje y cariño increíbles
Sobre el futuro ya veremos.¿ Cuál será nuestra próxima aventura lectora?...

                                                                                                                           Mercedes S.

Leer ha sido un placer compartido
Encuentros divertidos y emocionantes
Con mujeres sorprendentes y distintas.
Tiempos de risas, secretos y sueños colectivos.
Osadas, descaradas y creativas
Rastreamos historias, personajes y paisajes.
Amamos la lectura,
Saboreando cada palabra prestada, leída.

Gineceo íntimo y secreto
Unimos lectura, pintura, cocina..
Actrices y bailarinas atrevidas
Teatreras improvisadas
Exprimimos las historias elegidas.
Queridas guatequeras:
Únicas
Encantadoras
Recreamos tiempos pasados y culturas lejanas y
Abrimos puertas mágicas
Saboreando momentos irrepetibles.


Rita

Lectura con amigas
Empezamos sin querer

Cada vez en una casa

Trajimos platos varios, uno cada vez

Organizamos salidas, viajes por doquier

Reímos, cantamos, nos disfrazamos

Amigas os tengo que querer

Siempre dispuestas a charlar

Guateque y guateque
Unidas al "champán"
Acaba la temporada
Tiempo para descansar
Quiero veros pronto
Unidas por "San Juan"
Esperaré impaciente
Rápido el tiempo no será
Amigas os espero
Sentada frente al mar.


Ana
Leer nos motiva
Emociones sin control
Cómplices de experiencias vívidas
Tomamos cava, entre otras cosas
Opinamos
Rompemos moldes
Apostamos por cada libro
Seguras

Ganas de reunirnos, vernos
Unidas por la lectura
Ansiosas por pasarlo bien
Tremendas
Emocionadas con los regalos que nos hacemos
Queremos compartir ideas
Un guateque, una emoción
Encantadas con este proyecto
Respetamos opiniones
Amigas muy diferentes
Sueltas de lengua en ocasiones, nos da igual
Pepa



Laura, rebelde en inquietante armonía.
Esencia de la amistad, Mercedes. Dulzura.
Como soñamos ser mil y una veces
Tantas como despertares
O quizá como sueños por cumplir.
Rita… inspiradora, emborracha de paz con su hermosa mirada.
Ana risueña. Única. Adorable. Merecida de todo lo mejor.
Siempre.

Graciosa pícara. Auténtica Inés.
Única May, sincera y descarada.
Amor a flor de piel.
Te quiero Manoli.
Especialmente y sin remedio.
Quizá alguna vez encontraré palabras para ti. Quizá.
Un sueño es ella, Pepa coqueta y sensible.
Esas mujeres que leen e imaginan juntas
Rasgar momentos al sol que se oculta
Allá que cada vez en nuestros encuentros se empeña en marchar.
Siempre.

                                                                                                                         Mercedes R.
 
 
La idea surgió un día en un bar,
Encuentro, que nos inició en esta aventura tan gratificante.
Con el aporte de todas, se puso en marcha.
Todo empieza con la lectura de un libro.
Opinamos, compartimos…
Risas no faltan,
Amor y diversión, tampoco.
Sonidos de fondo de nuestras bandas sonoras.

Guateque ocurrentes y cercanos.
Unidas por la lectura,
Amigas que siento que están ahí
Tomando ya parte de mi vida.
Es un descanso estival
Que nos llenará de energías nuevas.
Un punto y seguido.
Esperando retomar la experiencia,
Recordad que estoy cerca.
Aquí, a tan sólo un clic.
Siempre.
                                                                                                                                 Laura
                

Recomendamos: La neblina del ayer.


Hemos terminado esta primera etapa de nuestra increíble aventura con "La neblina del ayer". Desde el principio me sentí cautivada con este libro, con sus excéntricos personajes, sobre todo con Mario Conde, con el mundo del bolero al que te acerca con genialidad, con esa mirada certera sobre un difícil país, pero sin rencor ni odio, sino desde una perspectiva real. La novela te envuelve en esa atmósfera decadente de La Habana y cuenta con maestría retazos de la historia de la Isla desde los años 50 hasta la actualidad.
Una historia con muchas historias, investigación de asesinatos, increíbles intrigas, el potente mundo cultural de la isla, la dura realidad de un país superviviente a pesar de todo, la música...
Creo que es una historia muy bien construida y con un sabor añejo como las calles en las que se desarrolla y con un original formato como si de un disco se tratara, con cara A y cara B.
Todas estas cosas han despertado en mí el deseo de leer más obras del autor, Leonardo Padura, y por eso también recomiendo este libro pues creo que es uno de los imprescindibles para l@s amantes de una buena lectura.
                                                                                                                            Mercedes S.
Desde que empiezas este libro te dan unas ganas de sumergirte en él enormes, como ocurría en un programa infantil que veía de pequeña en el que aparecía un libro grandioso y su portada era la puerta para adentrarte en su historia y vivirla tu misma. Te quedas prendada en esa biblioteca de la familia Ferrero, y de todo lo que atrae como un imán al protagonista. Particularmente, me hubiera gustado compartir con Conde sus investigaciones y haber debatido juntos cada detalle del caso que se investiga a lo largo de la novela.
Es realmente deliciosa su forma de escribirla. Me ha gustado desde el principio hasta el final, que por cierto, me resulta encantador. ¿Cómo no voy a recomendarla? Léela, por favor, y luego cuéntame qué te ha parecido.
                                                                                                                                      Laura





Desde que inicié la lectura de "La neblina del ayer" supe que iba a cumplir las espectativas que me había creado con respecto a la historia, y agradezco a Rita el entusiasmo que nos ha transmitido desde que decidimos leerla.
Es una novela a la que puse imágenes desde el principio. He recorrido esa hermosa y decadente biblioteca muchísimas veces, aun habiendo clausurado la lectura del día; he puesto cara a cada uno de los personajes; me he sorprendido a mí misma buscando imágenes de aquella Cuba que se nos presenta y de aquellos lugares que bien pudieran ser los descritos.


Es de esas novelas que tras la primera lectura, merecen una segunda. Llegará.

                                                                                                                          Mercedes R.

"La neblina del ayer" fue el primer libro que leí de Leonardo Padura. Desde entonces, he seguido toda su trayectoria.

Es una novela que te engancha desde el principio. Tiene una estructura muy original, dos partes presentadas como los antiguos discos de vinilo. Así que desde el principio la novela es música, sabor a cocina cubana, nostalgia y desencanto.
Es como un bolero triste que te envuelve y te acompaña durante todo el relato.
La neblina del ayer nos fotografía la Cuba actual, su miseria, el desencanto por los sueños no cumplidos, las dificultades de sus habitantes en el día a día. Sin embargo, más allá de esta tristeza, Mario Conde, honesto y cálido hasta cansarte, defiende y cuida la amistad , la ternura y el afecto como tabla de salvación ante la miseria y las dificultades de la vida cotidiana.


Rita

Cuando empecé a leer La neblina del ayer tenía el presentimiento de que el libro me iba gustar. Mi mente viajaba a esa  Cuba de los años 50. El personaje de Mario Conde nos ha envuelto en intrigas de asesinatos, nos ha paseado por esas calles, casas, barrios.....con esos personajes tan peculiares como eran sus amigos. La vida de su protagonista te entristece en ocasiones por la vida tan dura que lleva, lo que hace para poder sobrevivir. Las descripción que hace de la biblioteca, el aprecio por esos libros tan valiosos....Es un bonito libro fácil de leer y con un final casi esperado. No me importaría leer más libros de esta serie de Mario Conde.
Ana


La neblina del ayer es una novela que al principio no me enganchó mucho pero al final sí que me gustó. La Habana, verano de 2003, Mario Cande desencantado abandona la policía por desencanto y se inclina por la literatura lo lleva a dedicarse a la compra y venta de libros de segunda mano. En uno de esos paseos que da con su amigo descubren una casa con una valiosa biblioteca, allí empieza el  libro de intriga, despertara un pasado turbulento de una fabulosa biblioteca, donde encuentra una hoja de revista de una cantante de bolero de los años 50, Violeta del Rio. Os dejo la canción de Violeta:                   
                                        Tú, que llenas todo de alegría y juventud

y vez fantasmas en la noche de trasluz

y oyes el canto perfumado del azul.

Vete de mí
 No te detengas a mirar

las ramas viejas del rosal

que se marchitan sin dar flor,

mira el paisaje del amor

que es la razón para

soñar y amar…
 Yo, que ya he luchado contra toda la maldad,

tengo las manos tan deshechas de apretar

que ni te puedo sujetar.

Vete de mí
Seré en tu vida lo mejor

de la neblina del ayer

cuando me llegues a olvidar,

es mejor el verso aquel

que no podemos recordar
                                                                                                                   Manoli

Recomiendo este libro porque es muy bueno. Su lectura es amena y fácil de leer. Ésta novela nos transporta a la ciudad de la Habana. Isla que desconozco y he de decir que nunca tuve curiosidad por ella, pues nos dejamos llevar muchas veces por los tópicos. También gracias a éste libro he conocido a Mario Conde, el cual me ha gustado y pienso leer más historias de él y, cómo no, a Leonardo Padura (Genial).
Me he enamorado de Cuba y quiero ir algún día.
                                                                                                                                Pepa

 

Impresión del VIII guateque lector


Hemos celebrado el VIII Guateque Lector y último de la temporada. Lo hicimos en la casa de Manoli que nos esperaba emocionada y que lo preparó con amor. Se te notaba amiga.
Todas guapísimas con distintos tocados y ropas emulando una fiesta cubana. Y eso tuvimos, una fiesta, con cava, regalos, ¡qué emoción!. La anfitriona nos obsequió con lindas agendas, Inés con un regalo traído con cariño desde Tenerife, y llegó el prometido intercambio entre nosotras de uno de nuestros libros queridos a la amiga guatequera que nos había tocado. Gracias Pepa por desprenderte de un libro que tanto te gustó y que además era de tu suegra.
Charlas animadas, risas, excelente cena, impresiones sobre La neblina del ayer, libro que nos ha arrebatado. Y como colofón los mojitos con música cubana de fondo y sesión de fotos.
Otro maravilloso guateque en el que nos comprometimos a valorar esta increíble experiencia que comenzó allá por noviembre y que continuará, tras el paréntesis veraniego, el próximo septiembre. Me siento afortunada por vivir estos momentos con todas vosotras.
                                                                                                                                            Mercedes S.


Una vez más llegó nuestro encuentro “guatequerolector” lleno de ilusión, emociones y unas ganas locas de volver a estar juntas. El punto de encuentro fue la casa de Manoli, que puso entusiasmo y todo su amor en tenerlo todo perfecto para nosotras, además de recibirnos muy guapa y toda ambientada con referente al libro que nos reunía en esta ocasión. Gracias por todo.
Como viene siendo habitual, se leyó y comentamos nuestros pareceres sobre la última lectura, que al estar ambientada en Cuba, hizo que todas complementáramos nuestras vestimentas con detalles típicos cubanos y banda sonora del lugar.
Pero todo no queda ahí, también hubo muchos regalitos, el detalle con el que nos esperaba Manoli (una libreta de notas muy bonita y que nos hace pensar en el uso que le daremos), unas pulseras muy bonitas que nos traía Inés de su romántico viaje, y los libros que decidimos regalarnos entre nosotras. Me encanta el mío no dudes que en breve empezaré su lectura. Ah! Y además me abanicaré mientras, porque seguro que ya hará mucho calor, ¿verdad Mercedes S.? Gracias.
Una noche estupenda, que vuelve a recordarme lo feliz que estoy de teneros.

                                                                                                                                      Laura


Deseando que llegara este guateque y por otro lado con un poco de tristeza porque aparcamos los libros hasta el próximo otoño. Esta vez era en casa de nuestra amiga Manoli. Nos esperaba con nerviosismo y nosotras igual. Llegamos a su casa y nos recibió con una bonita guirnalda de flores. Como esta vez era un homenaje a Cuba nos habíamos adornado la cabeza con unos turbantes adornados con flores y algunas frutas. La verdad es que siempre nos quedan genial todos los abalorios que nos ponemos. La primera parte de la tarde comenzó con un brindis con cava y pasamos a repartir los libros que habíamos elegido para cada una de nosotras. A mí me hacía mucha ilusión recibir de la mano de Rita un libro, sobre todo porque sabía que iba a ser un libro especial, y la dedicatoria que llevaba no fui capaz de leer de la emoción que tenía. Por otro lado me tocó regalarle otro a la anfitriona, que con mucho esmero envolví y realice un marca páginas, creo que le gusto! Todos los libros recibidos eran especiales y guardaban alguna que otra historia. Recibimos otros regalos de Manoli y de Inés que nos había traído de su viaje de novios a Tenerife. La cena, para que contar, exquisita: atún en salsa, calmares en su tinta, carne mechada, ensalada cubana, almejas, gambas al pilpil, tortillas d camarones, y dos bandejas de fruta. Más tarde llegaron los mojitos mientras leíamos frases de nuestro libro y se hacían comentarios. Y rematamos con unos ricos helados. Fue una noche más, que a mí concretamente, me da una energía y asertividad para un largo tiempo. Seguiré leyendo durante el verano. Y os espero la noche del 23 junio en mi casa para quemar en las hogueras de San Juan todo aquello que no queramos. Os echo de menos

                                                                                                                                         Ana


De nuevo un encantador encuentro en el que Manoli ha puesto todo su empeño para recibirnos con cariño y esmero en su casa familiar. Enhorabuena a la anfitriona y muchísimas gracias.
Motivo de alegría encontrarme de nuevo con todas vosotras para compartir la lectura de un título que ha sido todo un acierto.
Guatequeras a la cubana, divertidas y cariñosas siempre. Cocineras espectaculares todas, desbordáis siempre con las exquisiteces que preparáis.

Gracias Manoli e Inés por los regalos recibidos. Y si bien recibir un regalo es siempre agradable, también lo ha sido y muy especialmente el tiempo que dediqué en buscar en mi biblioteca más íntima, ese libro que pudiese hacer sonreír a Rita y en el que una parte de mi fuese con él.
Ponemos punto y seguido en nuestro recorrer lector porque tras el verano el complot continúa. Un abrazo a todas.

                                                                                                                            Mercedes R.

Manoli nos esperaba expectante y nerviosa, como nos ha pasado a todas cuando hemos sido anfitrionas de nuestros guateques lectores. nos recibió con unas preciosas guirnaldas, besos y afecto.
El guateque fue perfecto. la tarde empezó brindando con cava y con los regalos que Manoli nos tenía preparados a todas: una libreta preciosa. También Inés nos obsequió con un detalle a cada una, traído desde las Islas Canarias.
Un momento muy emotivo fue el intercambio de un libro-regalo entre nosotras.Leímos las dedicatorias, explicamos cada una por qué habíamos escogido ese libro en concreto y que relación habíamos tenido con él. fue realmente un momento mágico.
Entre cava y cava comentamos La neblina del ayer, leímos fragmentos, frases que nos gustaron, hablamos sobre los personajes, Cuba...
La cena, espectacular, como siempre... platos hechos con mucho mimo que compartimos entre nosotras.
De fondo, la dulce música cubana que nos envolvió y acompañó durante toda la noche.
Nuestros guateques lectores: momentos únicos y distintos siempre.


Rita


Hemos llegado al VIII y último  guateque lector con un poco de pena por parte de todas. Ésta vez era en casa de Manoli, la cual nos recibió encantada y muy guapa de cubana, como requería la ocasión.  Las demás también no disfrazamos.  Entre música cubana y cava fuimos ambientándonos. Llegó la hora de cenar y como siempre todo buenísimo. Tuvimos regalos de Inés y de Manoli, muy bonitos. Bebimos mojitos que nos preparó Inés. Otra vez más, hablamos de nuestras cosas, eso es uno de los momentos que más me gustan. Quiero resaltar que éste guateque ha sido para mí muy emotivo por lo de la entrega de libros que cada una nos hicimos, por su valor emocional. Gracias a Rita que tienes esas buenas ideas.
Deseando que volvamos a retomar esto tan bonito y para que llegue San Juan en casa de Ana, me despido.
                                                                                                                                                       Pepa


jueves, 19 de mayo de 2016

VIII Guateque Lector: La neblina del Ayer

Queridas lectoras guatequeras:

Este próximo sábado tendrá lugar nuestro último guateque lector de la temporada... En septiembre volveremos.
Nuestra anfitriona, en esta ocasión, es Manoli, que nos recibirá encantada. 
Como siempre, nuestros encuentros están llenos de actividades y contenido:

- Copa de cava como bienvenida: comentario y lectura de frases, fragmentos que nos hayan gustado, emocionado...
- Cena cubana, ambientada con nuestra particular banda sonara de la novela y vestidas para la ocasión.
- Entrega de los libros-regalo, igual que hizo Mario Conde con sus amigos del alma.
- Y todo lo demás... actuaciones en directo, salsa, mojitos... 

Resultado de imagen de años 50 mujeres

jueves, 12 de mayo de 2016

La banda sonora Cara B: La Neblina del Ayer

1. Credence Clearwater Revival (Obsequio del Conde a Yoyi)



Rita

2. Chicago, If you leave me now ,la música de Conde y sus amigos, (Laura)




3. Dedicated to one I love (The Mamás and the Papás (Mercedes S.)


4. Paul Anka (Pepa)


5. Eva María de Formula V (Ana)


 
6. Ayer tuve un sueño de Los Pasos (Manoli).
 

Tareas Cara B: Nuestros nombres secretos...

Resultado de imagen de escribir

Esta tarea consistía en descubrir que nombres ocultos encierran nuestros nombres y apellidos..
Para ello hemos utilizado una técnica de creación literaria, el anagrama. Consiste en combinar las letras de una palabra, para formar una totalmente diferente.
Si fuéramos cantantes de boleros ¿Qué nombre artístico tendríamos? De nuestros nombres y apellidos han salido estos tan sugerentes:



Lorna Tomás Lui (Rita Olmos Luna)

Nora Gracia Ubai (Ana Rubio García)

Lula Guerra Borane (Laura Bernal Guerrero)

América Céspedes Mermés (Mercedes Sempere)

Gala Báez Menzar (Manuela Álvarez Gámez)

Gardenía Carmina de Lavamer ( Mª Carmen Velarde García )

Rosee Marcos di Larga ( Mercedes Rodríguez)

Salina Perea Cerpaval (Pepa Arenas Cervilla)

domingo, 8 de mayo de 2016

Cara A: La Neblina del ayer

En esta entrada están las canciones que nos ha sugerido la lectura de la primera parte de La Neblina del Ayer

1. Vete de mí por Bola de Nieve (Laura):




2. Qué sabes tú por Olga Guillot (Mercedes S.)




3. Para que sufras de Bebo Valdés y su orquesta (Rita)



4. Boleros cantineros (Mercedes R.)




5.Piensa en mi por Agustín Lara (Pepa)

 
                                                   6.Cuba Libre, Lágrimas negras (Manoli)


 
7. Me acuerdo de ti, por Celia Cruz (Ana)

Los cabarets de La Neblina del Ayer


jueves, 5 de mayo de 2016

Así nos imaginamos la biblioteca de los Ferrero...



Mercedes S.
Laura
Rita

 Ana
                                                                             Pepa

Mercedes R.
Manoli

Inés

miércoles, 4 de mayo de 2016

¿Quién tiene la culpa de que seamos lectoras guatequeras?



Resultado de imagen de el lobo esteparioNo tengo en mente alguien que me contagiara del hábito de la lectura en particular. Mi padre siempre ha leído prensa, mi madre algún libro que otro, pero no era demasiado habitual. Mi hermano, en cambio sí que leía, coleccionaba comics y desde pequeño andaba con libros de aventuras que luego fue cambiando por otros más profundos. Y yo aprovechaba todas esas lecturas. Lo que sí recuerdo es que me encantaba llenarme de vida de personajes y de historias de las que de alguna forma te enriquecías y las disfrutaba. Es como una droga, y cuando acabas una, a veces, te deja “el mono”, y tienes que calmar la ansiedad con otro libro. Pensándolo bien, si tengo que culpar a alguien de este hábito, será a este hermano y a sus libros, de los que yo me hacía dueña mientras los leía.
No recuerdo mi primera novela, sé que leí algunos clásicos y autores como Sábato, Herman Hesse, pero quien me encandiló con su forma de escribir fue García Márquez.    

Laura 

Tuve la suerte en mi infancia, sin tener en casa una biblioteca, que a mi madre le encantaban los cuentos y las novelas, por eso crecí rodeada de libros. Uno de los primeros que leí y releí fue "La cabaña del tío Tom", ella nos lo regaló como tantos otros y creo que con  él y alguno más, Alicia, las obras de Julio Verne, se despertó en mí el amor por la lectura, que fue creciendo con  los años, con  la librería de mis tíos, donde devoraba tebeos y los cómics que allí se vendían, con el instituto y luego gracias a la gran biblioteca de mi amigo Manolo que puso a mi entera disposición. Pero el primer "empujón" se lo debo sin duda a mi madre.

Mercedes S.

Sin duda, debo mi afición a la lectura, a los domingos por la mañana, cuando mi padre compraba dos periódicos. Uno se dedicaba a leerlo y el otro, que era La Vanguardia, para ponerlo en el suelo cuando mi madre fregaba y no quería que pisaramos el suelo. Además traía comics de terror, pues era muy aficionado. Mi madre le recriminaba porque decía que no eran lecturas para niñas y le decía que los quitara de nuestro alcance. Pero, yo siempre los encontraba.
A mi madre le traía revistas:  Lecturas, Hola, Burda... y a nosotras el TBO, Mortadelo y Filemón...
Me encantaba ese momento de los domingos. Nos poníamos en el patio y todos leíamos un rato.
No había muchos libros en casa, pero si recuerdo que a mí padre le gustaban los libros de historia, fundamentalmente los referidos a la II Guerra Mundial.
También estaban mis tías paternas. Tenían en casa de mi abuela una especie de pequeño trastero, forrado de estanterías llenas de ¡fotonovelas! Guau... era mi paraiso particular. Mi abuela y mis tías me reñían porque decían que iba a perder la vista y me volvería tonta de tanto leer...  
Mi primer libro fue Sinhué, el egipcio. Al terminarlo, no lo cerré y empecé de nuevo su lectura. Me arrebató. Hace un par de años, volví a leerlo. No sé como con quince años puede leer una historia así, tan compleja y profunda. Y desde entonces, me dedico a devorar libros...

Rita 


Resultado de imagen de libros de federico garcia lorcaMi afición por la lectura se la debo a mi abuela paterna. Ella leía todo lo que pillaba en sus manos. Recuerdo que con  trece o catorce años me gustaba leer las novelas de amor de Corín Tellado y  otras más; a parte de los que me mandaban en la escuela: La Iliada, La Odisea, La Celestina, Fuenteovejuna, el Lazarillo de Tormes, etc.
Pero a mí me gustaba mucho Federico García Lorca y Antonio Gala. De Lorca tengo en casa su obra completa. La he leído entera y varias veces. Y de Gala también poseo algunos libros.  No se me puede quedar en el tintero, un libro que me regaló mi suegra hace muchos años: Tomillo Silvestre de  Rosamunde Pilcher . Ese es uno de mis libros preferidos, junto con La casa de los espíritus de Isabel Allende, también regalo  de ella.  
El corazón helado, uno de los últimos libros leídos, gracias a lectoras guatequeras, que ya cuento entre mis favoritos  Cuando mis niños eran pequeños leía  mucho con ellos. Tengo un entrañable recuerdo de algunos libros que leíamos y que aún conservo como:  Cucho ( de la colección del Barco de Papel),  La amiga más amiga de la hormiga miga( Barco de Vapor) y Renata toca el piano y estudia inglés.

Pepa




Cuando llegaban los Reyes mis padres siempre me ponían un regalo y un cuento. Esos cuentos me lo compraban en la librería Central. Recuerdo que iba con ellos y los veía colgados con pinzas en un cordel que cruzaba la tienda. Mi primer cuento fue el de Marilín la perrita. Yo miraba y releía las adivinanzas que traía. Cada año me traían uno o dos, me encantaban los dibujos, me abstraía con ellos e imaginaba estar dentro del cuento. También en casa siempre vi un libro en el " mueble bar" del salón, "Lo que el Viento se Llevó", era de mi padre y lo leyó toda la familia. Mi hermana y mi prima leían a Corín Tellado, y  a mi hermano le encantaban los cómics. También tengo el recuerdo del libro de "Tómbola" de Marisol y de la Cabaña del Tío Tom. Eran de mi hermana. A mí padre lo que le gustaba era los libros de historia, de ahí me viene a mi la afición a leer sobre ese tema. Pero ahora gracias a nuestro grupo me entusiasma leer novela. Gracias a todas.

                                                                                                                                         Ana

Resultado de imagen de lecturaDesde niña viví rodeada de libros, de gente que leía y que hablaba de libros.
Recuerdo las mesillas de noche de mis padres... Allí siempre había libros.
Recuerdo aquel "buró" de mi hermano, repleto de libros.
Recuerdo cuando llegaba aquella revista del club de lectura. Mis padres la estudiaban y adquirían libros mensualmente, uno para cada uno.
Aún hoy conservan parte de aquella biblioteca. Mi hermano y yo les despojamos de otra parte de ella cuando nos independizamos. Recuerdo que cuando me marché de casa revisé aquella librería y me sorprendió gratamente ver obras de Hemingway, de García Márquez, Víctor Hugo, Neruda, Cortázar... que se negaron a que fuesen requisadas por ninguno de nosotros.
Recuerdo también con especial cariño la espectacular biblioteca de la abuela Rosa, allá en Ceuta. Cada vez que entraba en aquella casa me maravillaba. Absolutamente todo su dinero y su tiempo lo dedicó a los libros. No sé si la familia tiene aquellos libros o alguna fotografía de aquel lugar tan especial que fue la casa de la abuela Rosa.
Mi prima Macu heredó de ella la pasión por la lectura y creo que fue en gran parte responsable de mis noches en blanco leyendo hasta caer rendida.



Mercedes R.




Mi primera experiencia con la lectura fue en Alemania, mientras aprendía el idioma. Fueron libros de cuentos y la verdad es que me gustaban mucho. Ya de más mayor, mis hermanas me enseñaron a leer el castellano. Leía Corín Tellado y la revista Lectura que comprábamos en Alemania todos los sábados, aunque yo prefería leer mis libros en alemán.

Cuando regresé de la emigración y empecé a trabajar, leía más, pero todo sobre temas sindicales, estatutos, convenios, leyes, etc.
Una vez que nacieron mis hijas, les leía algún que otro libro de cuentos, me acuerdo de que a mi hija le gustaba mucho que se titulaba ''CELIA''.
Ya de mayor tengo unas amigas que son muy pesadas, pero gracias a ellas, le he cogido un mayor gusto a la lectura.
                                                                                                                                      Manoli


Mi afición a la lectura nació de la necesidad de evadirme de la realidad. Cuando mi hermana Rita se fue de casa, mi hermana Domi me contaba historias inventadas cada noche. Tenía una imaginación desmesurada, cada noche se las ingeniaba para contarme una ficción totalmente nueva, distinta y emocionante. Pasó mucho tiempo, hasta que me dijo que tenía que leer jajaj.

Empecé con una colección sesentera de color beige que teníamos en casa: veinte mil leguas de viaje submarino, Alicia en el país de las maravillas... era una colección muy variada. La foto que acompaña este texto la he encontrado buscando en San Google, me ha hecho mucha ilusión y he recordado muuuuchas cosas.
Una curiosidad, Alicia se convirtió en un mini diario, al principio escribía en las páginas en blanco que había al principio y al final del libro, y cuando se terminaron, seguí en todos los huecos posibles. ¡Hasta escribí sobre mi primer amor!
El año pasado cuando falleció mi madre, una de las primeras cosas que busqué en su casa, fue el libro, pero ya no estaba.
Inés