domingo, 22 de noviembre de 2015

Sueño de una noche... de lectoras guatequeras

Mercedes S.
Somos todas mujeres y creo que esto ya da una pista de cómo pudo resultar nuestro primer guateque. Llegamos entusiasmadas, con ganas de compartir y eso hicimos. Bailamos, bebimos, comimos, nos reímos y nos contamos confidencias, como no podía ser de otra manera. Y por supuesto, porque somos aplicadas y nos gusta, leímos y oímos esas canciones seleccionadas por cada una de nosotras ¡Todas tan bien elegidas!
Gracias  por haber venido a mi casa, gracias por esta tarde noche inolvidable, gracias  por ser vosotras  mismas, gracias por las lecturas, por la música, por estos momentos inenarrables   e inigualables. Gracias por lo que contaremos y lo que callaremos. En fin por haber disfrutado de unas horas juntas, sin prisas. Gracias a Almudena Grandes por haber conseguido sin proponérselo formar parte de esta nuestra noche, con un corazón helado, que a nosotras nos ha llenado de risas, tristezas,  confidencias, historias, tramas…
Pero sobre todo gracias a vosotras chicas, Laura, Inés, Manoli, Ana, Rita, Carmen, Mercedes, Pepa  que aunque no ha estado, estaba con nosotras, por hacerme vivir unos  momentos mágicos. 
Somos muy diferentes,  pero capaces de sentir, emocionarnos y discutir, sin hacernos daño.
Mercedes S.

Rita
Me divertí muchísimo. Pasamos unas horas con momentos muy especiales. Uno de ellos fue la lectura de los fragmentos que cada una habíamos elegido, con banda sonora de fondo. Estábamos atentas, calladas, conteniendo el aliento. Momentos mágicos, difíciles de describir.
Bailamos, reímos, nos abrazamos y besamos, bebimos, comimos y sobre todo nos comunicamos. Fluimos.
Somos un grupo heterogéneo, mujeres distintas, que cuando coincidimos somos ocurrentes, divertidas, estridentes, un poco caóticas...



Dar las gracias a Mercedes por su hospitalidad y el mimo con el que nos recibió. Dar las gracias también, por el tiempo dedicado a elegir el delicado y glamuroso regalo que a todas nos sorprendió. 
Sigo motivada por la lectura, aunque no puedo participar de las predicciones... y me cuesta guardar silencio por no desvelar nada importante de una historia que me dejo el corazón helado.
Rita

Laura
  Cuando ayer llamé a la puerta de Mercedes y, al entrar me encontré, además de su abrazo y su amabilidad, al resto del grupo de lectoras guatequeras, sentí  como esa unión que manteníamos a través de correos electrónicos y whatsapps, se transformaba en gestos, miradas, risas... de todo aquello que nos está haciendo sentir la apasionante historia de Álvaro y Raquel. Además, por supuesto, hubo charlas, magdalenas muy ricas, empanadillas "de miedo"...¡Ummm qué rico todo! Pepa no estaba, se encontraba lejos acunando a su precioso nieto recién nacido, pero en todo momento estuvo allí con nosotras. Fue una noche muy agradable, me encontré muy a gusto con todas vosotras, y sigo estando ilusionada con futuros encuentros, y por supuesto, con las vivencias de los Carrión y los Fernández. Gracias a todas por estos momentos, y a Mercedes por abrirnos las puertas de su casa.
Laura

Ana
Contando los días  y deseando que llegará el viernes para poder estar con mis lectoras guatequeras. Ha sido una experiencia muy bonita.  Nunca había pertenecido a un club de lectura. La llegada a casa de Mercedes y encontrarnos...Saludos, besos, risas, la gata, la merienda, la cena.....Empezar con una charla distendida de temas varios  (Panamá  y Parchís). La primera sorpresa que  nos daba nuestra "anfitriona" con los marca páginas.. ¡Qué detalle más  bonito!. Leer textos con la música elegida por cada una de nosotras, comer, brindar, reír.. .bailar. Y cuando me despedía apareció Mercedes con otra sorpresa... el póster de nuestras fotos  de perfil. ¡Genial, Mercedes! Has dejado el listón  muy alto. Deseando seguir leyendo esta historia tan intrigante  y bonita y sobre todo volver a veros  para pasar  una bonita tarde - noche con todas vosotras,  lectoras guatequeras. Gracias a todas y te echamos de menos Pepa.

Ana


Mercedes R.


Fue una noche divertida, con risas, sorpresas y hasta algún baile. Una noche emotiva, con lectura, música y confidencias. Fue una noche cargada de energía. Una noche para repetir. Y mientras la recuerdo, sonrío… y espero nuestro próximo encuentro.

Mercedes R.




Ines
     Primero, no me quito de la cabeza a la anfitriona, Mercedes. Tenía la cara iluminada, no paraba de moverse, como bailando, ella siempre desprende buen rollo, siempre es positiva, pero el viernes estaba pletórica. Me imagino que celebrar el primer guateque lector en tu casa es ilusionante. Después acordarme de Pepa, que da mucha frescura a las reuniones, con su risa y sus ocurrencias. También echamos de menos sus opiniones y sensaciones sobre El corazón helado.
     Me encanta estar con vosotras en este guateque lector, somos nueve mujeres, tan distintas, pero con tano en común…normalmente ya hablamos de todo sin tabús, se produce esto entre nosotras y este libro da para hablar de todo. Hablamos de amor, de tiempos tremendos, de la comida, del exilio, de la convivencia, de nuestros antepasados, de la brutalidad de la guerra, de música, de mujeres. También hubo baile, comida y bebida, canciones, lectura colectiva, risas. Todo esto gracias al Corazón helado
     En fin, una experiencia enriquecedora en todos los sentidos. Me agrada estar con mujeres en este propósito, porque me gusta el punto de vista de las mujeres, las preguntas, las percepciones, estamos en un universo distinto. Por último deciros que cuando leo un libro imagino todo un mundo alrededor de los personajes, del paisaje…pero nada parecido a compartir todo esto con vosotras.                                       
                                                                                                                                 Inés

 

2 comentarios:

Pepa dijo...

He estado leyendo vuestros comentarios sobre el sueño de una noche. Me encanta,¡Qué pena que no pude estar con vosotras. Ya tengo ganas de que hagamos la próxima reunión, esa si que no me la pienso perder

Mercedes dijo...

Me han encantado todos los comentarios sobre éste primer guateque lector, a todas nos ha dejado un gran sabor de boca, un tarareo emocionante para nuestros oídos y sobre todo unos corazones henchidos de buenas sensaciones y estoy segura que así nos pasará en los siguientes. Agradeceros vuestras palabras, mi intención es que estuviéramos a gusto y creo que lo conseguimos.