lunes, 16 de octubre de 2017

"UN TRANVÍA LLAMADO DESEO" LA MÚSICA QUE NOS ENVUELVE

He elegido la canción "Paper Doll" (Muñeca de Papel) interpretada por The Mills Brothers. Aparece en la obra en la tercera escena, despúes de que Stanley cargue contra Stella y se cree una gran confusión en la casa.
         Aquí dejo la traducción de una de sus estrofas, creo que es muy significativa:

                        Porque eres como veintidós chicas en una
                        Y ninguna de ellas sabe de qué está huyendo.





                                                                                                                       Mercedes
Wien, Wien, nur du allein, es el vals que suena en la radio y Blanche baila con gestos románticos seguida por Mitch en la tercera escena.


                                                                                                                                       Laura

LAS ACOTACIONES EN "UN TRANVÍA LLAMADO DESEO"

Al comenzar la Primera escena la descripción del lugar, del ambiente, es tan potente que nos transporta a ese barrio sin ningún esfuerzo. Aunque he elegido el segundo párrafo todo lo descrito es genial.

"Tarde de primeros de mayo, acaba de caer la noche. El cielo que rodea el edificio blanco, que está en penumbra, es de un azul suave y peculiar, casi turquesa, lo que confiere a la escena una suerte de lirismo que atenúa con dignidad la atmósfera decadente del lugar. Casi se puede sentir el cálido aliento del río marrón que transcurre más allá de los almacenes del puerto fluvial, con su leve fragancia a plátanos y café. El mismo ambiente evocan las melodías de los músicos negros que tocan en el bar que está a la vuelta de la esquina. En esa parte de Nueva Orleans es normal estar casi siempre a la vuelta de la esquina, o a unas puertas más abajo, de un pequeño piano tocado con la enamorada fluidez que poseen los dedos morenos. Este "piano de los blues" expresa sel espíritu de la vida del lugar".
                                                                                                                                Mercedes  


En la undécima y última escena, ésta acotación resume la disposición de cada uno de los personajes.


(Súbitamente, da un respingo y empieza a retroceder escalones abajo. Se detiene junto a Stella, que está pasado el umbral de la puerta, y habla con un susurro aterrador. “La varsoviana” suena en la distancia. Stella mira a Blanche. Eunice sostiene a Stella por el brazo. Hay un momento de silencio en el que no se oye nada excepto el ruido que hace Stanley al barajar. Blanche contiene la respiración otra vez y vuelve a entrar en la casa. Tiene una sonrisa peculiar, los ojos muy abiertos y una mirada brillante. En cuanto su hermana pasa a su lado, Stella cierra los ojos y los puños. Para consolarla, Eunice la envuelve con sus brazos. A continuación sube a su casa. Blanche se detiene en el umbral de la puerta. Mitch sigue con la cabeza agachada, como si se mirase las manos, que tiene apoyadas en la mesa, pero los otros tres hombres la miran con curiosidad. Por fin, Blanche rodea la mesa y se dirige al dormitorio. Al hacerlo, Stanley, de pronto, retira su silla y se levanta como si quisiera impedirle el paso. La Enfermera va detrás de ella). 
                                                                                                                                     Laura

domingo, 15 de octubre de 2017

Un TrAnVíA LlaMaDo dEsEo: AcTiViDaDeS


Primera actividad: las acotaciones

"La noche de póker
Semeja un cuadro de Van Gogh: unos billares en la noche. La cocina sugiere esa especie de brillo chillón y al mismo timpo pálido de la noche, los colores puros del espectro de la infancia..."
Mediante las acotaciones Tennessee Williams logra que viajemos en un tranvía llamado deseo...
La priemra tarea consistirá en escoger una acotación que nos haya atraído especialmente.

Segunda actividad: la música

En la primera página de la obra, Tennessee Williams nos ambienta rápidamente a Nueva Orleans de los años 40 a través del piano y la trompeta de "el piano de los blues".

Para la segunda actividad nos trasladaremos al barrio de los Kowalski a través de la música. El autor hace referecia a varios autores y canciones.


martes, 26 de septiembre de 2017

Tennessee Williams, biografía.

Thomas Lanier Williams (Columbus, EE UU, 1911 - Nueva York, 1983), más conocido por el seudónimo Tennessee Williams, fue un dramaturgo, poeta y novelista estadounidense. Miembro de una familia puritana sureña, desde muy joven sintió vocación por el teatro. Se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad de Iowa el mismo año en que estrenó, sin éxito, su primera obra teatral. Fruto de una decepción amorosa, a los once años había empezado a escribir, tomando como modelos a Chéjov, D. H. Lawrence y el poeta simbolista Hart Crane.
Sus primeras piezas fueron interpretadas por un grupo del sur de los Estados Unidos. Vivió la bohemia de Nueva Orleans, hasta que, movido por un sentimiento de culpabilidad hacia su hermana, que había sufrido una lobotomía, escribió el que sería su primer gran éxito teatral, El zoo de cristal (1944). La intriga es escasa en sus obras, sus personajes se hallan frecuentemente enfrentados con la sociedad y se debaten entre conflictos de gran intensidad, en los que terminan por aflorar las pasiones y culpas, centrándose en la expresión desgarrada de los personajes, inmersos en un ambiente opresivo, y cuyos diálogos transmiten poesía y sensualidad.
El escenario más frecuente para sus creaciones es el sur, como en su famosa pieza La gata sobre el tejado de cinc (1955). Sus obras alcanzaron durante los años cincuenta un renombre internacional, casi todas las de esos años fueron llevadas al cine, con guiones del mismo Tennessee Williams en la mayoría de los casos, y sus versiones obtuvieron, igualmente, un gran reconocimiento, convirtiéndose en el dramaturgo del que más piezas se han visto en la pantalla.  Sin embargo, tras esta etapa dorada siguió una época dura para Williams. En 1975 publicó sus Memorias. Murió solo en una habitación de hotel, tras ingerir un tubo de pastillas contra el insomnio. A lo largo de su vida recibió diversos premios, entre ellos dos veces el Pulitzer.  

Nuestro próximo libro: Un tranvía llamado deseo.

   Un tranvía llamado Deseo (1947), es una obra clásica de teatro del dramaturgo Tennessee Williams. Cuenta la historia de Blanche DuBois, una dama sureña con delirios de grandeza, refugiada en un mundo inventado, presumida, altanera y desequilibrada, y Stanley Kowalski, su rudo cuñado, miembro de la clase inmigrante proletaria, que en esos tiempos incrementaba su influencia y determinación en la sociedad norteamericana. Está considerada una de las obras más importantes de la literatura estadounidense, y fue ganadora en 1948 del Premio Pulitzer en la categoría de Drama.

   
     Se estrenó en Broadway el 3 de diciembre de 1947, dirigida por Elia Kazan y protagonizada por Marlon Brando, Jessica Tandy, Kim Hunter y Karl Malden. La obra fue nominada y ganó dos premios Tony. Posteriormente, fue llevada a la gran pantalla y dirigida también por Elia Kazan, ganando varios premios.

Estamos de vuelta!!


Con la llegada del otoño, aquí estamos. Hemos vuelto dispuestas a emprender una nueva etapa lectora. Aunque no nos hemos alejado de los libros durante las vacaciones, es hora de retomar la lectura juntas, de leer en soledad, enriquecernos con nuevas historias pero compartirlas entre nosotras. Estamos deseando abrir página y transmitir con entusiasmo lo que nos aporta cada lectura a la morada que compone nuestras vidas. Empezaremos a navegar por la biblioteca en busca de algún libro que contenga alguna frase que, como decía Cervantes, nos espera para seguir dándole sentido a la existencia.

domingo, 25 de junio de 2017

Feliz verano!!!


Nos vamos de vacaciones. Ha sido un año, una vez más, lleno de lecturas que nos han aportado conocimientos, vivencias y ratos inolvidables. Nos vamos a recargar pilas, pero pronto volveremos de nuevo con las ganas de seguir adentrándonos en páginas cargadas de emociones, sucesos, esperanzas, recuerdos, intrigas... y con el deseo de compartirlos entre nosotras. Hasta pronto!

Recomendamos: Las mujeres de la calle Luna.

En la búsqueda de un cuadro robado y la investigación de unos crímenes, coinciden un comisario de policía y una teniente especializada en la lucha contra el tráfico de bienes culturales. A lo largo de la indagación conocemos los miedos, retos, deseos…de ambos, y con ello te hace una lectura sugestiva y variada. Pero lo que destaco del libro es la mucha información sobre el mundo de la pintura. Te hace rastrear en cuadros, en sus respectivos creadores y sus interpretaciones, de forma que disfrutas tanto si te atrae este mundo como si no. Es un libro de lectura fácil y ligera.
                                                                                                         Laura

domingo, 18 de junio de 2017

Impresiones del XIV guateque lector.



Se acaba ésta última lectura, y para nuestro guateque lector, es Mercedes S. quien nos abre las puertas de su casa, ésta vez la de su apartamento en la paya. En el último momento, por causas mayores no he podido estar. Ésta vez ha sido algo más que un encuentro con cena, ha sido todo un “finde”. Ha habido momentos de charlas, comidas, confesiones, risas, baños refrescantes en la piscina, salida nocturna y cómo no, el momento de compartir las impresiones de Las mujeres de la calle Luna.
No, no he estado, pero sí, estaba allí. Así lo he percibido en todo momento, y así me lo han hecho sentir mis amigas. Han conseguido que me sintiera presente en todas esas vivencias, además de darme ánimos y apoyo que, sin duda, agradezco. Gracias a todas por vuestro cariño, ha sido un “encuentro” muy grato, como siempre. Me ha gustado mucho, una vez más. Ah!, y en la foto estamos estupendas.
                                                                                                                                    Laura
     

Creo que Laura ha transmitido perfectamente cómo fue nuestro Guateque Lector, poco más puedo decir. Bueno añadir que si el leer nos ha ido uniendo, todo lo que rodea a la lectura opiniones sobre el libro a debatir, confidencias, risas, comidas, buenos ratos compartidos, esta vez hasta piscineo y chiringuito, nos está haciendo crecer como personas, como amigas y como mujeres con sueños y ganas de aprender. Gracias a todas por estos ratos insuperables y especialmente a ti Laura por tu positivismo y buen rollo a pesar de los difíciles momentos que estás viviendo. 
Tenemos todo un verano para pensar cuál será nuestro próximo libro, hasta que llegue ese día seguiremos leyendo cada una aquello que tiene pendiente y que está deseando comenzar. Y por supuesto viviremos otras muchas y divertidas aventuras.                

                                                                                                                        Mercedes S.

viernes, 16 de junio de 2017

Nuestro XIV Guateque lector: Mirando al mar, soñamos...

Como fin de temporada, nuestro último guateque lector de esta temporada lo celebraremos a pie de playa. De esta manera nos protegeremos del frío invierno y de la lluvia persistente de Las mujeres de la calle Luna.
Sí, por segunda vez las lectoras nos desplazamos a un escenario diferente a nuestro entorno que nos acunará y sanará de tensiones, cansancios. 
Como siempre comentaremos aquellos g¡fragmentos o frases que nos hayan gustado o emocionado, pondremos en común nuestras búsquedas y curiosidades que hemos descubierto a través de la lectura de la novela. Disfrutaremos de la pintura realista tan presente en el libro.
Nos dejaremos mecer por las olas y la suave brisa nos acunará.
Resultado de imagen de playa puerto de la duquesa


domingo, 11 de junio de 2017

Evocando un día de lluvia en nuestras vidas

Verano de 1999. Sábado 14 de agosto por la noche en una de las ciudades más bonitas que he visitado, Praga. Íbamos entusiasmados porque oiríamos música de Vivaldi y Bach en el patio de un palacete. La tarde se fue volviendo gris y brumosa lo que nos hizo temer lo peor, ¿se suspendería el concierto?. Con paraguas y chubasquero caminamos por esas maravillosas callejuelas de suelo adoquinado hasta llegar a nuestro destino. El lugar mágico, la música envolvente y justo cuando acabó de tocar la orquesta comenzó a llover; primero unas cuantas gotas que refrescaron nuestros encendidos y calurosos aplausos,  para tornarse más tarde en una copiosa lluvia que hizo que cada cual buscase un lugar donde refugiarse. Me molesta enormemente mojarme,  pero la visión de esta impresionante ciudad de noche bajo ese indómito aguacero hizo que nos atreviéramos a recorrerla olvidando que el agua nos calaría hasta los huesos. Decidimos pasear por el Puente de Carlos, lugar emblemático, misterioso y de una belleza espectacular. Sus impresionantes estatuas negras ya nos habían sobrecogido, pero bajo la lluvia nos pareció encontrarnos fuera de cualquier lugar visto hasta ese momento. Por mi cabeza pasaron rápidamente escenas de crímenes de las mejores películas en blanco y negro y  paseos de amantes furtivos guareciéndose al otro lado de la ciudad. La lluvia recorría las oscuras formas que dominan este puente. Por un instante creímos que iban a bajarse de sus pedestales o que alzarían sus cabezas hacia el cielo que competía en oscuridad con ellas. Momentos difíciles de describir bajo esa pertinaz lluvia, que en lugar de enturbiar aquella  lóbrega noche hizo que decidiera cerrar mi paraguas y disfrutar de aquel indescriptible paseo.  

                                                                                       Mercedes S.       

La lluvia para mí es mirar a través de una ventana y trasladarme a la casa donde vivía con mis padres recordando de forma divertida como, si la lluvia era abundante, caía en forma de cascada por unas escaleras que desembocaban perpendicularmente a esta calle, y creaba una especie de canal veneciano que a los niños nos divertía mucho. El caos que esto generaba, hasta que todo se normalizaba era una auténtica fiesta que nos mantenía totalmente distraídos además de estimular nuestra creatividad para concebir historias.
No nos importaba, incluso abrir los cristales y llegar a mojarnos, para oír el sonido del agua al caer, el de las riadas que generaba el paso de los coches y poder oler la tierra mojada de los jardines de la calle.
Más tarde, la lluvia se convirtió en melancolía. Esas tardes con amigos refugiados en un soportal, charlando mientras esperábamos a que nos dejara invadir otra vez las calles, que por aquel entonces eran nuestro lugar de encuentro.
La lluvia siempre es algo más que la propia lluvia…    

Laura
   
Describir  el recuerdo de un día lluvioso de mi vidas y las sensaciones que viví, está en mi  niñez, y la canción que creo la hemos cantado casi todo el mundo “Que llueva que llueva la virgen de la cueva….”
Siempre que escuchaba las gotas de lluvia golpeando la ventana, quería salir a la calle con mis botas de agua y mi chubasquero amarillo, el paraguas lo dejaba a posta, en el parque me esperaban mis amigas, pensábamos y decíamos muchas tonterías como cuántas gotas de agua caían en ese momento, lo que más nos gustaba era dar saltos en los charcos.
Lo que no soportaba ni soporto es la lluvia con los truenos, les tengo verdadero pánico, cuando pasa me pongo la música o la tele a tope. 
                                                                                                                                                  Manoli

martes, 6 de junio de 2017

Comentamos... "El mundo de Christina" de Andrew Whyet


Al verlo por primera vez, me impacto e inquietó. Ejerció sobre mí un efecto imán. También a la japonesa que como yo estaba pegada al cuadro y dificultaba mi visión. Estábamos las dos inmovilizadas. Tiene una fuerza extraña y misteriosa que te atrapa. Parece que la joven está temerosa, como si quisiera escapar de la casa situada en la colina. Como si en aquella casa hubiera ocurrido algo terrorífico y se resistiera a volver. El paisaje es seco, solitario y algo inhóspito. Imaginé  un verano insoportablemente  caluroso. Quizás me condicionó a tener esa sensación de incomodidad y de misterio...
Me sorprendió leer la verdadera historia que hay detrás de este cuadro y que si tenéis curiosidad podéis leer aquí: La verdadera historia de Christina

Rita


Este cuadro realista me cautivó desde que lo propuso Rita. Mi sensación al contemplar a esa mujer  es de una persona angustiada, no sé si por la cercanía de la casa o por miedo a lo que allí pueda encontrar. Su cuerpo no está relajado sino retorcido, como inquieto. Aunque no se ve su rostro me lo imagino de terror y pánico. Esas son mis percepciones al mirarlo. Me parece una pintura que no deja impasible y en mi caso me cuesta dejar de recrearme en él. Me parece que quiera contarme una gran historia que me traslada a una película de suspense. Precioso.
   Mercedes S


Ya el color ocre que predomina en la imagen denota tristeza, opresión. Esta mujer está dudando, no quiere seguir viviendo ahí, no le hace feliz la vida que encuentra en esa casa. Tiene que volver, la están esperando, pero cada vez está más decidida. Le produce angustia porque para ella, es una jaula, le impide ser libre, mostrarse y sentir como la mujer que lleva dentro. Tiene que decidir. Tiene que vivir.
                                                                                                                                      Laura
Este cuadro me produce miedo, pánico, tristeza, angustia, soledad.
Ella está pensando cómo puede volver a la casa sin ser vista.
                                                                                                                                    Manoli